Hemos de ser firmes con el yo e indulgentes con los demás

hemos de ser

Hemos de ser firmes con el yo e indulgentes con los demás; cultivar el equilibrio, tener amplia visión y sentido de la distancia, de la profundidad y altura.
Perspicacia para descubrir internamente el más pequeño indicio del mal como si se observara desde la cima de una montaña…respirar el aire de las elevadas cumbres y llevarlo con nosotros como aliento de la infinita pureza de las nieves.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s