Antes de que el alma pueda ver, se debe conseguir la armonía interior…

el-alma
Antes de que el alma pueda ver, se debe conseguir la armonía interior, y los ojos de la carne deben quedar ciegos a toda ilusión.

Antes de que el alma pueda oir, la imagen (el Hombre) tiene que volverse sordo a los rugidos y a los susurros, a la llamada de los elefantes que braman y al delicado zumbido de la dorada luciérnaga.

Antes de que el alma pueda comprender y pueda recordar, ella se debe unir al hablante silencioso, así como la forma a la que la arcilla va a ser modelada está primero unida a la mente del alfarero.

Para entonces el alma oirá, y recordará.

Y entonces la voz del silencio hablará al oído interno.

H.P. Blavatsky

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s