Rudyard Kipling ….SI

Si puedes mantener intacta tu firmeza cuando todos vacilan a tu alrededor,
si cuando todos dudan, fías en tu valor y al mismo tiempo sabes exaltar su flaqueza,
si sabes esperar y a tu afán poner brida,
o blanco de mentiras esgrimir la verdad
o siendo odiado, al odio no le das cabida y ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad,
si sueñas, pero el sueño no se vuelve tu rey,
si piensas y el pensar no mengua tus ardores,
si el triunfo y el desastre no te imponen su ley y los tratas lo mismo como dos impostores.
Si puedes soportar que tu frase sincera sea trampa de necios en boca de malvados,
o mirar hecha trizas tu adora quimera y tornar a forjarla con útiles mellados,
si todas tu ganancias poniendo en un montón las arriesgas osado en un golpe de azar y las pierdes,
y luego con bravo corazón sin hablar de tus perdidas, vuelves a comenzar.
Si puedes mantener en la ruda pelea alerta el pensamiento y el músculo tirante para emplearlo cuando en ti todo flaquea menos la voluntad que te dice adelante.
Si entre la turba das a la virtud abrigo,
si no pueden herirte ni amigo ni enemigo,
si marchando con reyes del orgullo has triunfado,
si eres bueno con todos pero no demasiado.
Y si puedes llenar el preciso minuto en sesenta segundos de un esfuerzo supremo
tuya es la tierra y todo lo que en ella habita y lo que es más serás hombre hijo mío.

Rudyard Kipling
jl_kipling_captains_courageos_esperant

Otra versión, la primera traducción que tuvo al castellano.

                                                   Si guardas en tu puesto la cabeza tranquila,
                                                   cuando todo a tu lado es cabeza perdida;
                                                   Si tienes en ti mismo una fe que te niegan,
                                                   y no desprecias nunca las dudas que ellos tengan.

                                                   Si esperas en tu puesto sin fatiga en la espera
                                                   si engañado no engañas,
                                                   si no buscas más odio
                                                   que el odio que te tengan…

                                                   Si eres bueno y no finges
                                                   ser mejor de lo que eres,
                                                   si al hablar no exageras
                                                   lo que sabes y quieres…

                                                   Si sueñas, y los sueños no te hacen su esclavo
                                                   si piensas y rechazas lo que piensas en vano,
                                                   si tropiezas el triunfo y llega tu derrota
                                                   y a los dos impostores les tratas de igual forma…

                                                   Si logras que se sepa la verdad que has hablado
                                                   a pesar del sofisma del orden canallado,
                                                   Si vuelves al comienzo de la obra perdida
                                                   aunque esta obra sea la de toda tu vida…

                                                   Si arriesgas en un golpe, y lleno de alegría,
                                                   las ganancias de siempre a la suerte de un día;
                                                   y pierdes, y te lanzas de nuevo a la pelea
                                                   sin decir nada a nadie de lo que es y lo que era…

                                                   Si logras que tus nervios y el corazón te asistan
                                                   aún después de su fuga de tu cuerpo en fatiga
                                                   y se agarren contigo cuando no quede nada
                                                   porque tu lo deseas y lo quieres y mandas…

                                                   Si hablas con el pueblo y guardas tu virtud,
                                                   si marchas junto a reyes con tu paso y tu luz,
                                                   si nadie que te hiera llega a hacerte la herida,
                                                   si todos te reclaman y ni uno te precisa…

                                                   Si llenas el minuto inolvidable y cierto,
                                                   de sesenta segundos que te lleven al cielo,
                                                   todo lo de esta tierra será de tu dominio,
                                                   y mucho más aún: serás hombre, hijo mío.

Rudyard Kipling

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s